Revista bitácora de artes plásticas

 

Más allá de la estrechez académico-curricular, que sólo ve en las artes -y particularmente en las artes plásticas- un asunto complementario o adicional a la supuesta altísima “formación integral” de los profesionales que se preparan y titulan en las universidades, que considera la dimensión estética solamente como un abalorio dentro del proceso instruccional y pedagógico, como algo accesorio, como un aggiornamento, un adorno, cuando no como el inane quehacer de ganapanes, decadentes bohemios y extravagantes y desordenados “artistas” sometidos a las modas y a los momentos, o como una simple afición de desocupados coleccionistas; en el centro Cultural de la Universidad del Tolima persistimos en la búsqueda de una utopía estética, pretendemos rescatar la auténtica función del arte y la cultura, restableciéndole su sentido original.

portada bitácora

Edición N° 1

A pesar de la orientación que tiene el mundillo universitario, esa academia que perdió su rumbo ético, ilustrado y autónomo, bajo la dictadura de los saberes positivos y de oscuras burocracias y administraciones, nos levantamos contra el dudoso alcance de una razón instrumental que ha provocado la decadente, superficial y moribunda civilización del capitalismo tardío que, desde los centros de poder y de control, pretende haber llegado al final de la historia.

El impulso ciego del progreso que llevó al ocaso y la agonía que vivimos, es el resultado de una temprana escisión en los humanos; la imposición de lo cognitivo y reflexivo por sobre lo sensitivo y la imaginación. Reconciliar la sensualidad y la razón, el deseo y el conocimiento, la imaginación y el intelecto, como lo propusiera Federico Schiller; restaurar esa perdida unidad, es el reto que se nos impone para la construcción de un mundo más amable y cierto, y este debería ser hoy el debate central en los medios universitarios.

Este cuestionamiento a la Ilustración y la modernidad, tiene total sentido, implica el reconocimiento de la auténtica e integral esencia humana. Contrariando, incluso, las mismas tesis del racionalismo antropocéntrico; frente a la soberbia de la ciencia y a la falsa supremacía del racionalismo y el “conocimiento”, proponemos la validez de una sabiduría del instinto, exaltando el vitalismo y la dimensión estética.

Este necesario debate frente a los paradigmas cientifistas, positivistas e instrumentalizadores, es el punto de partida para el redireccionamiento de todos los procesos formativodomesticadores, basados hoy en el especialismo y en toda la simulación intelectual que impone el racionalismo tecnocrático que nos agobia y contra el daño manifiesto de una idea de “progreso” basada únicamente en la cognitividad y el consumismo. A todo ello nos enfrentamos axiológicamente en el Centro Cultural de la Universidad del Tolima, porque entendemos que, los seres humanos tienen una compleja condición centáurica, o dicho en los términos del maestro Orlando Fals Borda, que el ser humano es un ser sentipensante.

Esta publicación nace de ese interés. Queremos dar a conocer la historia y las actividades de un espacio centrado, precisamente, en la vigencia de lo sentipensante y, porque, a pesar del nihilismo, del forzado velo de una amnesia institucional y del pragmatismo cínico que nos circunda, sabemos que el arte y la cultura poseen una indeclinable función transformadora, y buscan rescatar esa perdida unidad, la multidimensionalidad del espíritu humano, creando nuevas sensibilidades y confrontando la fragmentación que prohíjan las propias instituciones encargadas de la educación.

En esta primera entrega, como una acción anamnésica, presentamos un recuento de grandes artistas, que históricamente han acompañado el quehacer plástico de nuestra universidad. Creadores como Manuel Hernández, Jorge Elías Triana, Carlos Granada, Julio Fajardo Rubio, Edilberto Calderón, Arcadio Gonzáles, Darío Jiménez, entre otros, que han participado en muestras colectivas e individuales cuyas obras gravitando entre lo abstracto, figurativo, expresionista, instalaciones y la fotografía, han dejado su impronta y su recuerdo. Se trata de un ejercicio de la memoria para reconocer y resaltar todos estos aportes hechos a nuestra comunidad desde la Sala de Exposiciones, que se convierten en escalones del largo camino de las
artes plásticas, fomentado desde el Centro Cultural de la Universidad del Tolima, en un período que se extiende ya por más de veinticinco años de constante labor. 

Julio César Carrión Castro
Director Centro Cultural

Jamir Eduardo Güiza Beltrán
Coordinador Sala de Exposiciones Darío Jiménez

 

 

 


gobiernob  universiab   renatab   icetex   canalzoom   colciencias   mineducacion  colombiaaprende